el sueño consciente

El Yoga Nidra, “sueño del yogui” es un poderoso método sistemático de relajación e inducción a un estado entre la vigilia y el sueño

El creador de Yoga NidraTM es Swami Satyananda Saraswati (1923-2009), discípulo directo de Swami Sivananda.  En su juventud cuando vivía en el ashram de su maestro en Rishikesh Satyananda descubrió, a través de una vivencia personal, que durante el sueño un resto de conciencia permanece despierta y que existe otra vía de aprendizaje que no es a través de la mente despierta y los sentidos.  Satyananda fue un investigador nato, que buscó información sobre Yoga desde los antiguos textos tántricos y buscó comprobación científica para ofrecerla al mundo con una base creíble y posible de ser practicada por todos.  Así desarrolló el sistema de Yoga Nidra, “el sueño del yogui” o “el sueño consciente”, manteniendo la esencia de tales prácticas, pero suprimiendo los complicados rituales, haciéndolo con esto accesible a todas las personas de cualquier cultura y religión, sin necesidad de conocimientos previos.

La técnica del Nidra actúa a diferentes niveles psico-físicos. A través de instrucciones sistemáticas, gradualmente se alcanza la desconexión de los estímulos externos percibidos por los órganos sensoriales, logrando el “Silencio interior”, en sanscrito Antar mouna, aunque es una práctica físicamente pasiva, una de sus condiciones imprescindibles es mantenerse despierto con la actitud de testigo y la consciencia activa.

 En este espacio de silencio y calma es un poderoso estado de la mente que se alterna entre la vigilia consciente y el ensueño inconsciente, sin estar sujeto a ninguna de ellos, es conocido en la psicología moderna como ” estado hipnagógico”. A través de imágenes simbólicas espontáneas o de visualizaciones propuestas ocurren procesos mentales de eliminación de memorias e “impresiones del subconsciente” (en sanscrito, samskaras).

Es una herramienta ideal para la reprogramación mental y para el desarrollo personal que utiliza la FUERZA DE NUESTRA INTENCIÓN, sankhalpa en sánscrito.

Pero los beneficios más profundos y sanadores son acumulativos y podrán percibirse varios con la práctica constante de esta técnica.

Beneficios inherentes a la práctica:

  • Profunda relajación esqueleto-muscular, eliminación de bloqueos y dolores físicos.
  • Equilibrio del sistema nervioso y aumento de la producción de endorfinas, las hormonas de la felicidad, y por otro lado bajan los niveles de inmunodepresores, noradrenalina y cortisol.
  • Reducción del ritmo de nuestras ondas cerebrales y armonización de los dos hemisferios.
  • Sanación del estrés, depresiones, ansiedad, insomnio, cefalea, fibromialgia, fatiga crónica, hipertensión…
  • Manifestación espontánea de nuestro potencial interno y nuestros recursos.
  • “Limpieza” del subconsciente y de memorias limitantes.

Beneficios físicos:

Mejora la calidad de vida en general.

Induce relajación profunda y permanente en cuerpo, mente y personalidad.

Ayuda a restablecer equilibrio interno.

Aporta consciencia corporal.

Rejuvenecimiento general de todo el organismo.

Genera distensión muscular y articular.

Equilibra el sistema endocrino.

Fortalece el sistema inmunitario.

Genera la secreción de endorfinas.

Armoniza los diferentes “relojes internos”.

Suaviza la expresión facial.

Mejora la eficiencia respiratoria.

Ayuda a eliminar toxinas.

Ayuda a combatir gran número de enfermedades psicosomáticas como hipertensión arterial, diabetes, asma, reumatismo, neurastenia, alergias y otras.

Reduce la necesidad de sueño.

Beneficios en el sistema nervioso:

Equilibra el funcionamiento de ambos hemisferios cerebrales.

Equilibra el sistema nervioso autónomo (simpático-parasimpático).

Armoniza el sistema nervioso en general.

Contribuye al proceso de neuroplasticidad.

Beneficios mentales:

Relaja y descansa la mente.

Produce una percepción mental más profunda.

Induce el sueño en caso de insomnio.

Ayuda a generar una actitud mental positiva.

Potencia el proceso de aprendizaje.

Mejora la memoria.

Genera fluidez psíquica.

Reduce y elimina la ansiedad.

Centra la mente.

Es un proceso de purificación y limpieza psíquica.

Libera tensiones del subconsciente.

Erradica problemas psicológicos arraigados: complejos, neurosis, inhibiciones, falta de autoestima,…

Despierta la intuición.

Actúa como calmante no-químico.

Beneficios emocionales:

Produce un estado de calma y serenidad.

Produce alegría, bienestar, plenitud y serenidad.

Elimina bloqueos psicológicos, miedos, fobias, conflictos y otros.

Ayuda a desarrollar fuerza de voluntad.

Enseña a evocar emociones y abandonarlas a voluntad.

Induce un estado de ser más profundamente relajado.

Genera auto-confianza.

Tranquiliza, aclara y profundiza la vida afectiva.

Beneficios energéticos:

Aumenta la energía física y psíquica.

Desarrolla la consciencia pránica (del cuerpo energético).

Armoniza el flujo de la energía vital (prana).

Beneficios espirituales:

Induce la meditación.

Despierta la inteligencia interna innata.

Desarrolla en conocimiento interno.

Produce el acercamiento al Yo.

Desarrolla nuevas facultades de percepción (intuición, sentimientos estéticos, empatía,…).

Produce elevación personal, plenitud.

Ayuda a encontrar el sentido de la vida.

Nos conecta con el aspecto sagrado (sin entrar en creencias religiosas).

El Yoga Nidra, “sueño del yogui” es un poderoso método sistemático de relajación e inducción a un estado entre la vigilia y el sueño

El creador de Yoga NidraTM es Swami Satyananda Saraswati (1923-2009), discípulo directo de Swami Sivananda.  En su juventud cuando vivía en el ashram de su maestro en Rishikesh Satyananda descubrió, a través de una vivencia personal, que durante el sueño un resto de conciencia permanece despierta y que existe otra vía de aprendizaje que no es a través de la mente despierta y los sentidos.  Satyananda fue un investigador nato, que buscó información sobre Yoga desde los antiguos textos tántricos y buscó comprobación científica para ofrecerla al mundo con una base creíble y posible de ser practicada por todos.  Así desarrolló el sistema de Yoga Nidra, “el sueño del yogui” o “el sueño consciente”, manteniendo la esencia de tales prácticas, pero suprimiendo los complicados rituales, haciéndolo con esto accesible a todas las personas de cualquier cultura y religión, sin necesidad de conocimientos previos.

La técnica del Nidra actúa a diferentes niveles psico-físicos. A través de instrucciones sistemáticas, gradualmente se alcanza la desconexión de los estímulos externos percibidos por los órganos sensoriales, logrando el “Silencio interior”, en sanscrito Antar mouna, aunque es una práctica físicamente pasiva, una de sus condiciones imprescindibles es mantenerse despierto con la actitud de testigo y la consciencia activa.

 En este espacio de silencio y calma es un poderoso estado de la mente que se alterna entre la vigilia consciente y el ensueño inconsciente, sin estar sujeto a ninguna de ellos, es conocido en la psicología moderna como ” estado hipnagógico”. A través de imágenes simbólicas espontáneas o de visualizaciones propuestas ocurren procesos mentales de eliminación de memorias e “impresiones del subconsciente” (en sanscrito, samskaras).

Es una herramienta ideal para la reprogramación mental y para el desarrollo personal que utiliza la FUERZA DE NUESTRA INTENCIÓN, sankhalpa en sánscrito.

Pero los beneficios más profundos y sanadores son acumulativos y podrán percibirse varios con la práctica constante de esta técnica.

Beneficios inherentes a la práctica:

  • Profunda relajación esqueleto-muscular, eliminación de bloqueos y dolores físicos.
  • Equilibrio del sistema nervioso y aumento de la producción de endorfinas, las hormonas de la felicidad, y por otro lado bajan los niveles de inmunodepresores, noradrenalina y cortisol.
  • Reducción del ritmo de nuestras ondas cerebrales y armonización de los dos hemisferios.
  • Sanación del estrés, depresiones, ansiedad, insomnio, cefalea, fibromialgia, fatiga crónica, hipertensión…
  • Manifestación espontánea de nuestro potencial interno y nuestros recursos.
  • “Limpieza” del subconsciente y de memorias limitantes.

Beneficios físicos:

Mejora la calidad de vida en general.

Induce relajación profunda y permanente en cuerpo, mente y personalidad.

Ayuda a restablecer equilibrio interno.

Aporta consciencia corporal.

Rejuvenecimiento general de todo el organismo.

Genera distensión muscular y articular.

Equilibra el sistema endocrino.

Fortalece el sistema inmunitario.

Genera la secreción de endorfinas.

Armoniza los diferentes “relojes internos”.

Suaviza la expresión facial.

Mejora la eficiencia respiratoria.

Ayuda a eliminar toxinas.

Ayuda a combatir gran número de enfermedades psicosomáticas como hipertensión arterial, diabetes, asma, reumatismo, neurastenia, alergias y otras.

Reduce la necesidad de sueño.

Beneficios en el sistema nervioso:

Equilibra el funcionamiento de ambos hemisferios cerebrales.

Equilibra el sistema nervioso autónomo (simpático-parasimpático).

Armoniza el sistema nervioso en general.

Contribuye al proceso de neuroplasticidad.

Beneficios mentales:

Relaja y descansa la mente.

Produce una percepción mental más profunda.

Induce el sueño en caso de insomnio.

Ayuda a generar una actitud mental positiva.

Potencia el proceso de aprendizaje.

Mejora la memoria.

Genera fluidez psíquica.

Reduce y elimina la ansiedad.

Centra la mente.

Es un proceso de purificación y limpieza psíquica.

Libera tensiones del subconsciente.

Erradica problemas psicológicos arraigados: complejos, neurosis, inhibiciones, falta de autoestima,…

Despierta la intuición.

Actúa como calmante no-químico.

Beneficios emocionales:

Produce un estado de calma y serenidad.

Produce alegría, bienestar, plenitud y serenidad.

Elimina bloqueos psicológicos, miedos, fobias, conflictos y otros.

Ayuda a desarrollar fuerza de voluntad.

Enseña a evocar emociones y abandonarlas a voluntad.

Induce un estado de ser más profundamente relajado.

Genera auto-confianza.

Tranquiliza, aclara y profundiza la vida afectiva.

Beneficios energéticos:

Aumenta la energía física y psíquica.

Desarrolla la consciencia pránica (del cuerpo energético).

Armoniza el flujo de la energía vital (prana).

Beneficios espirituales:

Induce la meditación.

Despierta la inteligencia interna innata.

Desarrolla en conocimiento interno.

Produce el acercamiento al Yo.

Desarrolla nuevas facultades de percepción (intuición, sentimientos estéticos, empatía,…).

Produce elevación personal, plenitud.

Ayuda a encontrar el sentido de la vida.

Nos conecta con el aspecto sagrado (sin entrar en creencias religiosas).

Next Post

Related Posts

Leave a Reply